Pros y contras de la cirugía estética en verano (y seis consejos)
Por: Doctor Ángel Juárez | 17.08.2021 | Prensa

Pros y contras de la cirugía estética en verano (y seis consejos)

FUENTE: Alimente - El Confidencial

La búsqueda del cuerpo 10, el anhelo de borrar la huella del paso del tiempo o sentirse eternamente joven son las motivaciones de hombres y mujeres para pasar por quirófano para someterse a cirugía estética y muchas de ellas 'por vacaciones'. Es importante valorar que la consultora Fortune Business Insights afirma que el tamaño mundial del mercado de la cirugía estética fue de 50.670 millones de dólares (42.900 millones de euros) en 2018 y prevé que alcance los 66.960 millones de dólares (más de 56.700 millones de euros) en 2026.

Parte de ese desembolso procede de bolsillo español. Hay que recordar que según la Sociedad Española de Cirugía Plástica, Reparadora y Estética (SECPRE) son casi 400.000 las operaciones que se llevan a cabo al año en nuestro país. Ellas y ellos están sucumbiendo a las cirugías (quirúrgicas) y a los tratamientos estéticos (no quirúrgicos). Cada vez hay más demanda y, es curioso, cada vez son personas más jóvenes. Hace unos años la edad de entrada a la medicina estética eran los 35 años. Ahora, con 20 años se inyectan ácido hialurónico para rellenar labios y toxina botulínica para alisar la frente.

Un dato a tener en cuenta es que la pandemia y el teletrabajo han dado un gran empujón a los tratamientos médico-estéticos y las cirugías ambulatorias. Como ya adelantó El Confidencial, el doctor Ángel Juárez, miembro de la SECPRE y cirujano al frente del Departamento de Cirugía Plástica, Estética y Reparadora del Hospital Universitario La Zarzuela de Madrid: "Las videollamadas con la exposición frente a las cámaras, el uso de mascarillas que contribuyen a ocultar los efectos de las intervenciones faciales y el ahorro debido al confinamiento y la falta de desplazamientos dispararon las intervenciones".

De hecho, en los últimos meses de 2020 y los primeros de este 2021, se registraron aumentos de entre el 20% y el 60%, según el tipo de intervención.

Por Vacaciones

Ahora, el motivo de su demanda de intervenciones en época de vacaciones es otro. Reconoce este experto que muchas personas aprovechan el verano para someterse a una gran cirugía estética. Es el caso de las liposucciones, la cirugía de aumento de pecho o las intervenciones en el abdomen (abdominoplastia) y 'tummy tuck'.

"Así preservan su privacidad, sin dar explicaciones en la empresa de por qué necesitan días libres. Regresan en septiembre con una nueva silueta", señala. E, insiste: "No es una excepción. En realidad los pacientes se operan cuando menos interfiera en su ocupación, ya sea trabajo o estudios. Así en verano es más frecuente que se operen aprovechando tiempo libre, con menos responsabilidades y carga de trabajo o estudios".

De hecho, "la mayoría son estudiantes o profesionales de la enseñanza, así como empresarios con menos actividad en estas fechas y personas que regresan desde el extranjero a su domicilio durante algunos días. Las intervenciones más frecuentes son el aumento de mamas, las rinoplastias y las otoplastias", apostilla.

Teniendo en cuenta que la pandemia disparó las operaciones, tal y como hemos comentado anteriormente, "debemos señalar que también aumentado en esta época a con respecto a otros años". La Ley General de la Seguridad Social contempla que el trabajador pueda pedir una baja para este tipo de intervenciones, aunque la empresa no está obligada a remunerársela. Contarían como días sin empleo ?ni sueldo y no impiden que el trabajador después se tome sus vacaciones. Sin embargo, para evitar bromas o comentarios en el ámbito laboral se suelen aprovechar las vacaciones de verano para hacer este tipo de cirugías.

"Las cirugías más habituales son las que implican mayor tiempo de reposo o que obligan a llevar faja o grandes vendajes, pero también realizamos intervenciones en el rostro, como blefaroplastias o rinoplastias, a personas que prefieren regresar a su trabajo sin hinchazón ni hematomas".

6 consejos para el posoperatorio

El doctor Juárez apunta algunas recomendaciones para operarse en verano:

  • Precaución con el sol. En los tejidos nuevos en fase de cicatrización hay un mayor riesgo de quemaduras e hiperpigmentación. "Es imprescindible permanecer alejado del sol todo lo posible. Cuando no quede más remedio, hay que cubrir la zona operada y aplicar protección solar muy alta".
  • No hacer demasiados planes. Tanto por las molestias post cirugía como para que los tejidos cicatricen correctamente hay que mantener un relativo reposo. "Tras una cirugía de aumento de pecho o una abdominoplastia sugerimos una semana de reposo, sin hacer movimientos bruscos ni levantar peso. A partir de ahí se puede ir retomando la vida poco a poco, pero sin excesos", explica el doctor Juárez. Se puede salir a una residencia de vacaciones, pero no conviene embarcarse en tours por viajes exóticos.
  • No entrenar duro. "En cirugías de pecho o abdomen hay que evitar esfuerzos del tren superior que comprometan el correcto asentamiento de los tejidos. Sí se puede realizar actividad aeróbica moderada con el tren inferior (pedalear en bicicleta estática o caminar)". Tras una liposucción hay que mantener 48-72 horas de reposo. A partir de ahí, y siempre con la faja, se incorporará la actividad física de forma suave.
  • Evitar bañarse. Con cicatrices recientes, mejor mantenerse lejos de ríos, mar o piscina para evitar posibles infecciones. "En cuanto al aseo personal, siempre ducha".
  • Huir del calor. Los vendajes de compresión o la ropa para evitar que dé el sol generan calor. "Se puede sobrellevar sin problemas si el paciente no se expone a altas temperaturas y se mantiene en lugares frescos o refrigerados".
  • Hidratarse bien. "La cirugía genera una ligera deshidratación. Nuestro consejo es tener siempre a mano agua y evitar las bebidas alcohólicas".
Destaca el experto que entre las ventajas de pasar por quirófano en época estival destacan: "menos actividad laboral, más tiempo libre, y es más sencillo el reposo. Los inconvenientes: el calor puede hacer más incómodo el uso de fajas o prendas de presoterapia. La protección solar debe ser rigurosa", comenta.



Volver a Noticias